martes, 9 de mayo de 2017

Cuando no te conocía

Cuando no te conocía, era la chica más feliz del mundo. Era independiente, madura, segura de sí misma, con objetivos en la vida. Lo único que me preocupaba eran mis estudios. Seguir siendo la chica de dieces. Llego la universidad, llegaste tú. Yo nunca me había fijado en chicos más de la cuenta, se me daba muy bien estar sola y muy mal depender de alguien. Sin embargo, mi mirada te seguía inconsciente de que se estaba encaprichando demasiado. Esa noche nos encontramos justo cuando ya me iba a ir, y desde esa noche ya nunca me fui.

Podría haber sido la mejor historia de amor jamás contada. Podríamos haber sido cualquier cosa, pero no lo fuimos. No fuimos ni nosotros mismos, y me culpo cada día por ello. Rebobino, retrocedo a cada instante, cada momento, cada conversación, como intentando encontrar una solución, y lo único que consigo es cavar una agujero repleto de recuerdos que mantengo vivos y que me matan.

Ahora lo pienso, y desde que te conozco no hay otra cosa en mi mente que tú. Estoy intoxicada de ti, de tu rostro, de tu rastro. Sumergida dentro de una burbuja que no me deja ver más allá. Quiero explotarla, que desaparezcas, como cuando no te conocía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cuando no te conocía

Cuando no te conocía, era la chica más feliz del mundo. Era independiente, madura, segura de sí misma, con objetivos en la vida. Lo único qu...