miércoles, 3 de mayo de 2017

Y entonces lo sueltas, sacas todo o casi todo, gritas, lloras, golpeas. Todo lo que se te había roto por dentro te atraviesa hasta salir de tu cuerpo y alguien lo recoge, lo recoge y lo mira, lo mira y lo tira. Entonces te mira a ti y te enseña que tú no eres la basura a la que acaba de tirar lo que te pudría por dentro, que vales más que eso y que tienes que recordar quién eres, buscarte, distraerte, recuperarte. Me miro al espejo y sonrío, después de mucho tiempo me he reconocido en el reflejo y me empiezo a volver a querer, me empiezo a curar, empiezo a avanzar. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cuando no te conocía

Cuando no te conocía, era la chica más feliz del mundo. Era independiente, madura, segura de sí misma, con objetivos en la vida. Lo único qu...